Annabelle, La Muñeca Maldita

Annabelle Amigurumi, ¿te atreves?

¿Por qué maldita?

Annabelle era una de las famosas Raggedy Ann fabricadas en Estados Unidos en 1915 y que se convirtió en un juguete muy apreciado por las niñas, tanto que tres años después formó parte de una colección de libros infantiles y hasta tuvo su serie de dibus de animación cuando el cine estaba en pañales.

Pero una de estas muñecas se convirtió en un fenómeno paranormal. Su propietaria, una enfermera de nombre Donna, la tenía desde la infancia y se la llevó consigo cuando se fue a vivir con una compañera. Se ve que a la muñeca no le gustaron los cambios y empezó a moverse sola por la casa, a dejar notas escritas y a aterrorizar a la amiga de su dueña y a todo el que pasaba por allí.

Entonces decidieron llamar al matrimonio Warren que tenía una gran experiencia en casos de poltergeist y otras manifestaciones dentro del campo de la parapsicología. Ambos investigadores afirmaron que en Annabelle habitaba un espíritu maligno y se la llevaron a buen recaudo a su museo de objetos malditos en Connecticut, que es donde se la puede encontrar todavía dentro de una urna de cristal.

La Annabelle Clásica en su caja (“Peligro, No Abrir”)

Nuestra Annabelle Amigurumi, potencialmente peligrosa

Al principio todo iba bien con ella, la dejé libre por la casa como a cualquier otro gumi, pero luego empezaron a aparecer las pinzas de la ropa en el frigorífico, mensajes extraños en el móvil, y un horrible zumbar de la máquina limpia calzadas a las cuatro de la madrugada. Y como no es posible que el Lipasam sea tan chusco, decidí encerrarla en una caja, como los Warren, que saben más que yo…

Le puse el cartel preceptivo, no vayas a creer…

Pero los fenómenos continuaban. Annabelle Amigurumi me seguía por toda la casa. Si me sentaba en el ordenador, ahí estaba ella. Si iba a la cocina, ella dentro del microondas. ¿En el baño?, también. Y , encima, si se moja no le pasa nada, sigue sonriendo con su cara de payasita. Total, como me estaba dando yuyu, me tuve que hacer con un arcón de acero blindado.

Así está mucho más guapa, recogidita. Pero si tu quieres tener una Annabelle, Clásica Muñeca Maldita, no dudes en tejerla con nuestro PATRÓN. Porque ¿sabes qué?: ¡te hará eterna compañía!

La Bella y la Bestia Amigurumis

Nos hemos ido acostumbrando a que las personas bellas, incluso las más queridas, poco a poco, se van convirtiendo en monstruos. Y no digamos de los príncipes de la Tierra, los políticos e intelectuales, los líderes de cualquier clase: el mismo papel que desempeñan de conductores de masas los transforma, a la vuelta de la esquina, en seres abominables y sin escrúpulos.

Por eso este cuento en el que una Bestia inmunda, egoísta y malvada por el amor de la Bella sigue el camino inverso hacia la heroicidad y la perfección, hoy nos resulta tan paradigmático.

Yo leí la primera versión  de la obra de la escritora francesa Gabrielle-Suzanne Barbot de Villeneuve, del siglo XVIII, y os aseguro que no tiene nada de infantil y está mucho más cercana al terror gótico del Hombre Lobo, pero naturalmente aquí hemos recreado la estética Disney.

Un personaje inspirado en el hombre Lobo, ¿o es al revés?..

Para diseñar los amigurumis, Bárbara Benitez se enfrentó a dos retos nuevos:

  • El primero, conseguir que las figuras entrasen en una urna de cristal junto a la rosa, fundamental en el cuento de La Bella y la Bestia. El encargo consistía en que pudieran adornar el escaparate de una floristería, y realmente este objetivo fue logrado.

  • Y en segundo término, se trataba de una cuestión técnica, quería ver si era capaz de trabajar la lana afieltrada con el punzón y darle forma a la cabeza del Príncipe Bestia y, de paso, al pelo de nuestra prota femenina, Bella.

BB quedó muy satisfecha de la expresividad alcanzada y, ¿os digo una cosa? ¡Es muy fácil! Sólo hay que ponerse a ello. Hay muchos vídeos en youtube explicativos de la técnica, así que os recomendamos que lo intentéis.

Os dejo el enlace al PATRÓN (los dos al precio de uno), pero también lo encontráis en las Pestañas VIP y Amigurumis. ¡Feliz transformación!

♫♪ Algo entre los dos/cambia sin querer/nace una ilusión/tiemblan de emoción/Bella y Bestia son…♫♪♫…

Esta publicación contiene publicidad afiliada. Esto significa que si haces clic en un enlace publicitario nos ayuda a mantener los patrones gratuitos y demás servicios del blog. A ti no te cuesta nada y a nosotros nos permite seguir trabajando para ti. Gracias.

Virgen del Rocío, Divina Pastora Amigurumi

En 2019 se cumple el primer Centenario de la Coronación Canónica de la Virgen de Rocío. Por la aldea almonteña hoy pasean los peregrinos a la Blanca Paloma, la Reina de las Marismas,  como lo han hecho durante siglos en una de las Romerías más importantes de la Cristiandad, un fenómeno a la vez religioso y folclórico, vestido de la fuerza y la pasión que son inimitables y genuinas de esta Andalucía. Y todo con una alegría que no se puede aguantar…

“Oleeeeeeee… ole, ole…
Al Rocío yo quiero volver
a cantarle a la Virgen con fe” (Salve rociera)

Es una devoción tan grande la que tiene mi gente por ella que he querido rendirle un pequeño tributo transformando la imagen de la Divina Pastora en amigurumi. La verdad es que me la habíais pedido año tras año por estas fechas y no me atrevía porque la idea es que fuera Ella pero a la vez una muñeca abrazable. Al final, tras mucho darle vueltas, he intentado hacer un diseño de síntesis de los principales rasgos de la imagen ataviada de pastora, con todo respeto y ternura. Espero que os guste tanto como en casa a mis hijos y nietos.

¡Al cielo con ella!

El patrón completo lo encontráis AQUI. Y lo mismo, con un pequeño corderito al lado y cambiándole los colores, sería el patrón para una de esas Divinas Pastoras tan bellas que hay en toda América Latina.

Esta publicación contiene publicidad afiliada. Esto significa que si haces clic en un enlace publicitario nos ayuda a mantener los patrones gratuitos y demás servicios del blog. A ti no te cuesta nada y a nosotros nos permite seguir trabajando para ti. Gracias.

Wallace y Gromit Amigurumis

Wallace y su perro Gromit cumplen 30 años, ya que vieron la luz por primera vez en un cortometraje de 1989 que a sus creadores les había llevado la friolera de 7 años terminar con la técnica stop motion que consiste básicamente en hacer foto a foto después de modelar y volver a modelar las figuras. Una paciencia infinita, pero habían logrado hacer de estos muñecos de plastilina y alambre todo un símbolo de la Gran Bretaña, tanto como puedan serlo los Simpson de USA.

Wallace es un inventor de trastos más bien inútiles, aunque lo cierto es que los guionistas bucean en las viejas patentes para dotarle de artilugios reales a los que nadie ha prestado mucha atención, pero que podrían cambiar el mundo de lo cotidiano. Gromit es su perro Beagle, filósofo platónico al que le gusta Bach y que es un sibarita de los cereales especialidad gourmet. También le da a la electrónica y, ¿sabes que?, ¡teje!, es de los nuestros.

Bárbara Benitez los ha plasmado en su versión amigurumi con tal fidelidad que no estamos seguras de que la próxima película que rueden no vayan a hacerla con estos muñecos de ganchillo en lugar de andar modelando plastilina. También podrían figurar en sus videojuegos, no sé yo…

Si con esto del brexit guardas un lugar en tu corazoncito para los hijos de la Gran Bretaña, ya puedes tejer a Wallace y Gromit, los dos al precio de uno, pinchando en Patrones VIP.

 

Los Vikingos Entrenan de Nuevo

Para mi generación, Asterix y su tropa eran la referencia más cercana de un vikingo. Pero ahora, en esta época gamberra y campanuda que atravesamos, están en la cúspide del momento. En las plataformas de tv triunfa la serie Vikingos con el estreno de una nueva temporada, los madridistas acaban de recuperar a su vikingo más laureado con el regreso de Zidane, y, sobre todo, para los críos ha salido una nueva edición de “Cómo entrenar a tu Dragón” y va la III. Recordaréis que en galamigurumis ya trajimos a Hipo el Vikingo y a su Dragón Desdentado

¿Quienes fueron los vikingos de verdad? La historia nos cuenta barbaridades – y así se los conoce como “los bárbaros”- de estos guerreros implacables y asilvestrados que aterrorizaron a media Europa bajando desde las tierras del norte. Sus incursiones en Inglaterra, Normandía, las Galias, y hasta en Córdoba o Sicilia, no dejaban títere con cabeza. Su dominio del mar y de las emboscadas, su manejo tanto de la agricultura y la ganadería como del trabajo de los metales, los hacía prosperar y someter sin remilgos a los pueblos a los que imponían su ley. Fueron los primeros europeos en llegar a América, por ejemplo. Pero eran inconstantes, no conocían la escritura ni podían dejar memoria de sus logros y unas tribus peleaban con otras por lo que acabaron diluyéndose en la noche de los tiempos, dejando un recuerdo de salvajismo que de forma imborrable va unido a su imagen. Por cierto que los cuernos en el casco es pura leyenda inventada por los monjes que relataron sus hazañas y que quisieron identificarlos como “demonios”. 

Así que en esta ocasión Bárbara Benitez ha diseñado unos vikingos feroces con los que completar la familia y la historia amigurumi . Los hemos llamado El Barbudo -aunque los dos tienen luengas barbas- y El Calvo, pese a que sus cejas casi le cubren la cabeza.

Son espectaculares. Si los queréis tejer, los encontráis juntos en oferta 2 x 1, pinchando en la pestaña Patrones VIP. Porque ¿para qué os sirven en realidad? Pues para pelear, que sin lucha no hay vida que se precie.